Como elegir macetas para los cactus de tu oficina

Escrito por Mapiser el . Publicado en Blog

Decoramos tus maceteros

En tu oficina, no te bastará con tener plantas originales para destacar. Tendrás que cuidarlas y mantenerlas. A veces es mejor confiar esta labor a profesionales, si percibes que muchos de los miembros de tu plantilla no se van a ocupar de su cuidado, o si no tienes otras personas especialistas que hagan esta labor.

Nos ocupamos del cuidado de jardines de empresas, oficinas y también de las macetas. Las limpiamos, las regamos, las trasplantamos, y en definitiva, estamos atentos para su desarrollo vigoroso.

Las plantas normalmente producen un efecto de bienestar anímico en las personas, y en todo caso, nos hacen compañía. Hay quienes afirman que pueden fomentar el optimismo en los ambientes de trabajo, tanto a nivel colectivo como individual. Y es que hay trabajadores, empleados o jefes que se responsabilizan de su planta y la cuidan como si fuese un cliente.

En muchas oficinas se eligen cactus como decoración de las instalaciones. Los cactus son bienvenidos en una oficina porque, aparte de no necesitar mucho cuidado, pueden recibir la luz del sol (viven a pleno sol en su estado natural) y pueden colocarse al lado de las ventanas para recibir buena cantidad de iluminación.

En invierno los cactus pueden estar a temperaturas entre 5 y 10 grados. Cuando hayan crecido, las pasaremos a una maceta de mayor tamaño. Hay que tener cuidado de que no reciban mucho aire caliente de la calefacción para que no se sequen. Pueden regarse cada diez días, más o menos, y en todo caso cuando veamos que tienen un color un poco amarillo.

¿Qué tipo de macetas necesitan los cactus?

Nosotros nos decantamos por las macetas de barro, y dentro de éstas, por las de barro barnizado, que tienen muchas características decorativas. Cuando usamos este tipo de macetas para cactus, es importante no regarlas demasiado y que el drenaje sea el adecuado. Para este menester, en la parte inferior de la maceta tiene que haber un agujero de 1 cm de diámetro en el que colocaremos un pedazo de vasija rota con la parte cóncava hacia abajo. Después, se pone una capa de arcilla, y tierra vegetal, otra de arena y al final una capa de piedras pequeñas. Estas piedrecitas consiguen evitar la pudrición del tallo por la humedad de repetidos encharcamientos.

Trasplante de cactus a otra maceta

Bien en primavera, bien a principios de septiembre, cuando las plantas han crecido mucho, es preciso cambiar de maceta al cactus.

Para ello, tendremos que regar la planta 2 o 3 días antes del cambio para evitar que las raíces se “peguen” y se “incrusten” en la pared interior de la maceta.

En la operación del cambio, tenemos que conseguir que la forma de la maceta se mantenga. Si encontramos que hay muchas raíces, tendremos que poner el cactus en un recipiente más grande. También hay que evitar enterrar demasiado el tallo para que su base no se pudra.

Si tienes que cambiar de maceta un cactus con muchas espinas, puedes usar guantes resistentes o bien recubrir el cactus con un trapo durante el proceso, lo que garantizará además que no se estropee.

Estos son unos consejos generales. Lo que te recomendamos es que si, en lugar de cactus, tienes otra clase de plantas en tu oficina y no conoces la forma idónea de cuidarlas, confíes en profesionales. En Mapiser tenemos una unidad de jardinería con años de experiencia. Contacta con nosotros.

Nuestra máxima

Nuestro compromiso con la sociedad es la creación de empleo, la sostenibilidad, el consumo responsable, la calidad y la innovación.

Contáctanos

  • Zaragoza, España
    Pol. Ind. Alcalde Caballero
    C/ Monasterio de las Huelgas,23
    CP 50014
  • 976 20 41 91
  • 976 47 62 24 Fax